Páginas vistas en total

Datos personales

Mi foto
Costa Tropical, Granada, Andalucía Oriental, Spain

Este blog se elabora en conmemoración de los mil años que cumple el Reino de Granada

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA AL BLOG
El Reino o Región Histórica de Granada comienza otra etapa de esplendor tras la Toma de Granada por los Reyes Católicos en 1492. En él se fundan una serie de instituciones que crean riqueza, desarrollo y cultura en las provincias que lo forman.
El papel institucional de Granada como Región será importantísimo, pues obtiene el voto en Cortes, a su catedral se le concede el rango de archidiócesis pues rige sobre Almería, Granada, Jaén, Málaga y Murcia, se crea la Capitanía General de Granada la más antigua de toda Castilla. En asuntos judiciales, nuestra Región sólo será igualada por Valladolid, al ser fundada en nuestra capital la Real Chancillería de Granada con jurisdicción en casi la mitad sur de España. Se crean numerosos y avanzados hospitales. Poco después Carlos V funda la Universidad de Granada, entre otras muchas instituciones que crean riqueza en toda la Región. Se construyen las catedrales de Málaga, Guadix, Almería, Jaén y Granada junto con otros importantes monumentos. Se refuerzan las costas del Reino ante los ataques de los piratas norteafricanos levantando poderosas fortificaciones. Dos importantes puertos se desarrollan: Almería Y Málaga.

En el siglo XIX se vuelve a unir Jaén, como ya ocurriera en el periodo zirí hace mil años, para formar la Región de Granada que sigue creciendo en riqueza y cultura.

Hace aproximadamente 35 años nuestra Región desaparece al ser absorbida por la nueva comunidad autónoma de Andalucía, a partir de este momento las instituciones son trasladadas poco a poco a Sevilla donde se está centralizando el poder, nuestros símbolos son paulatinamente olvidados.

viernes, 5 de diciembre de 2014

ALMERÍA, CONVENTO DE LAS CLARAS

CONVENTO DE LAS CLARAS
Iniciado en 1719 y terminado en 1756, constaba de iglesia, pequeño hospital, huerta y el propio convento. De la dirección de obras se encargó en 1728 Simón López de Rojas (Lucena, 1691 - Granada, 1755), arquitecto del círculo de Bada, importante artista de la Escuela Granadina, es por ello por lo que en sus elementos constructivos y decorativos se aprecian tantos detalles creados por los grandes artistas Diego de Siloé y Alonso Cano, que en tantos lugares de España y América se imitaron.
El conjunto sufrió muchas vicisitudes, desde expropiaciones para construcción de calles, la desamortización del siglo XIX, la reedificación de la plaza de la Constitución que terminó con la fachada, y el más grave, el incendio del que fue objeto en la Guerra Civil, tras él, solo quedó en pié la iglesia, el resto tuvo que ser construido de nuevo.
El templo es un edificio de planta de cruz latina, con cúpula sobre pechinas en el crucero y bóvedas de medio cañón con grandes lunetos en las naves. Los muros se ornan con pilastras toscanas cajeadas que sostienen un entablamento de delgado arquitrabe, todo ello siguiendo la línea de la Escuela Granadina. Al exterior luce dos hermosas portadas barrocas.


Rica portada de los pies de la iglesia del convento de Santa Clara. Su primer cuerpo posee un arco de medio punto entre semicolumnas corintias adosadas y pilastras, las enjutas o triángulos sobre el arco están ricamente decorados con hojarasca barroca, encima de todo ello un entablamento sostiene un frontón semicircular partido.
En el segundo cuerpo la disposición es parecida pero con pilastras en lugar de semicolumnas


El segundo cuerpo de la portada principal de la iglesia del convento de Santa Clara posee una disposición parecida  al primer cuerpo pero con pilastras (cajeadas y decoradas con motivos vegetales) en sustitución de  semicolumnas. Véase como las pilastras están sostenidas por los tableros recortados en vertical, innovación de Alonso Cano, genio de la Escuela Granadina y del arte español, conocido como el "Miguel Ángel español" por la perfección de su obra y su polifacética vida.


Portada lateral


Detalle de la portad lateral, en ella las pilastras cajeadas rematan en su parte superior en los tableros de Alonso Cano, característicos por estar recortados en vertical.


Vista exterior de la cúpula del crucero encerrada en una especie de cimborrio.


Crucero de la iglesia del Monasterio de Santa Clara, conocido como las Claras, este se cubre con una cúpula sobre recargadas pechinas. La iluminación se consigue con óculos mixtilíneos en la base de la cúpula y una linterna en su parte superior.
Las pilastras que sostienen el conjunto siguen el diseño creado en Granada por Diego de Siloé, que hizo fortuna y fue copiado en todo el Reino de Granada, en el conjunto de España y en numerosos países como México, Perú, Colombia... este innovador soporte consta de un pedestal que sostiene un pilar con pilastras adosadas, sobre las que se alza un entablamento a modo de capitel, y sobre él otro pedestal para darle más altura y airosidad a las naves.


Detalle de las pechinas o triángulos curvos que transforman el espacio cuadrado del crucero en otro circular que sirve de asiento a la cúpula.


El crucero decora sus ángulos con pilastras toscanas cajeadas (es decir con un rectángulo rehundido en toda su longitud) que sostienen un entablamento de delgado arquitrabe y sobre él un friso con grandes modillones que recuerdan mútilos que parecen sostener la saliente cornisa, todo ello siguiendo la línea de la Escuela Granadina.Las pilastras siguen el diseño creado en Granada por Diego de Siloé, que hizo fortuna y fue copiado en todo el Reino de Granada, en el conjunto de España y numerosos países como Méjico, Perú, Colombia... este innovador soporte consta de un pedestal que sostiene un pilar con pilastras adosadas, sobre las que se alza un entablamento a modo de capitel, y sobre él otro pedestal para darle más altura y airosidad a las naves.

Los retablos son neobarrocos pues los originales fueron destruidos en la guerra civil.


BIBLIOGRAFÍA
“HISTORIA DEL ARTE EN ANDALUCÍA” TOMO VI, EL BARROCO, capítulo II, "La arquitectura en la Alta Andalucía" pg. 214. Obra dirigida por el Dr. Enrique Pareja López académico de la Real Academia de Bellas Artes "Santa Isabel de Hungría" de Sevilla. Enciclopedia donada por la Junta a numerosos centros educativos por su calidad y profundidad de estudio de los temas tratados.

domingo, 30 de noviembre de 2014

ALMERÍA, IGLESIA DE SANTIAGO

Fue fundada en el año 1494 por los Reyes Católicos. El lugar elegido fue el actual solar del convento de Santa Clara, pero pronto se trasladaría al emplazamiento actual.

El edificio tiene elementos góticos, mudéjares y renacentistas. Fue diseñado por Juan de Orea, iniciando las obras en 1553 y terminándose en 1559. La planta es de una sola nave con capillas entre contrafuertes, parecida a la también iglesia de Santiago de Vélez-Blanco, igualmente obra del mismo autor. La capilla mayor está diferenciada en planta y estructura, además posee alguna capilla lateral de mayor tamaño que las demás. La nave del templo, está dividida en tramos por arcos apuntados, que sostenían una espléndida armadura mudéjar destruida, junto con muchísimas de sus obras de arte, en la Guerra Civil. La capilla mayor se cubre con sencilla bóveda de crucería con cuatro nervios. La torre se levanta a los pies, sobre la portada, obligando a que esta sea muy simple, la portada más rica es la lateral, de estilo renacentista.

La airosa torre se eleva a los pies, formando un pequeño pórtico sobre la portada. Las diversas cornisas presentan elementos clásicos, en especial la segunda, bajo la que se labraron metopas y triglifos, esto junto con otros elementos como los enmarques de las ventanas nos hablan con claridad del estilo Renacentista. Las volutas del tejado que lo enlazan con la torre están inspiradas en cierta medida en las que Alberti ideó en el templo de Santa María Novella de Florencia.


Portada lateral, la más rica, de estilo renacentista coronada por  un espléndido relieve de Santiago.


A cada lado de la puerta se sitúan dos semicolumnas jónicas sobre altos pedestales que sostienen un entablamento plenamente renacentista.


Entre las semicolumnas hay esculpidas veneras y cruces de Santiago que aluden a su advocación.


La portada lateral está coronada por una imagen de Santiago situada en una hornacina cuadrangular entre dos semicolumnas corintias.


Nueva armadura que sustituye la destruida en la Guerra Civil, sostenida por arcos diafragmas apuntados de estilo Gótico.


Capilla mayor con retablo barroco bajo una bóveda de crucería rebajada y muy simple.
A nuestra derecha el acceso a una capilla lateral ornado con una bella portada renacentista de piedra.


Capilla lateral que luce un retablo con características barrocas, en concreto del siglo XVIII, por la rocalla, estípites y otros motivos ornamentales que presenta.

sábado, 24 de mayo de 2014

IGLESIA DE LOS JESUITAS, COLEGIATA DE LOS SANTOS JUSTO Y PASTOR

 Esta magnífica iglesia fue el templo de los jesuitas cuando la vecina Facultad de Derecho de la Universidad de Granada era el "Colegio de San Pablo" de esta orden, tras la expulsión de estos, la iglesia se transformó en parroquia, sufriendo también el saqueo por parte de las tropas francesas y la mutilación de una capilla de la sacristía al construirse la universidad, no obstante conserva una enorme cantidad de obras de arte.

El templo comenzó a construirse en 1575 dirigido por Martín de Baceta. La cúpula, obra de Pedro Sánchez, recuerda la del Escorial. La torre es obra de José de Bada, ya obra del siglo XVIII. La portada principal fue trazada por Alfonso Castillo siendo su obra escultórica creación de Agustín Vera.

El interior sigue una planta de cruz latina cubierta por una bóveda de medio cañón

Francisco Díaz del Rivero, jesuita, trajo el modelo de columna salomónica que ya había usado Bernini en Roma.
Sufrió el rechazo de sus compañeros por la envidia, que creció al ver como solucionaba los problemas relativos a la decoración del templo jesuítico con los magníficos retablos diseñados por él. El rechazo y envidia volvieron a resurgir cuando tras realizar en el claustro una enorme viga para el Retablo mayor vino el problema de pasarla de este lugar al interior del templo, no había ninguna puerta por donde poder hacerlo, para ello ideó una extraña máquina al estilo de las de Leonardo da Vinci para elevarla desde el claustro hasta la ventana del crucero del templo y desde allí llevarla hasta el retablo, sus compañeros veían que aquello era una locura y afirmaban que nunca conseguiría su objetivo, pero lo logró con tal éxito que durante un tiempo se acallaron las críticas. El resultado fue magnífico, un retablo con elementos móviles y con una gran calidad artística. Tuvimos la suerte de ver como funcionaba el mecanismo y como se transformaba el retablo, para dar vida al retablo y hacer que cambiara se necesitaron diez personas durante el concierto.

Vista de la cúpula desde la calle Escuelas.


Crucero y torre desde el frente del Colegio Mayor de  S. Bartolomé y Santiago


Portada lateral del templo, levantada como entrada provisional del templo. Obra de Baceta.


La portada, 1740, Trazada por Alfonso Castillo.


La portada, 1740, Trazada por Alfonso Castillo. Elaborada en Mármoles de la región de Granada, mármol gris de Sierra Elvira y blanco de Macael.
Aquí se aprecia el primer cuerpo con cuatro columnas corintias


Escudo de la Compañía de Jesús


S. Francisco Javier bautizando indígenas americanos. Agustín Vera


S. Francisco de Borja. Agustín Vera


Segundo cuerpo, con la escultura también obra de Agustín Vera: conversión de S. Pablo y estatua de S. Ignacio.


Relieve de la Conversión de S. Pablo obra de Agustín Vera.



Interior del claustro, con bellos cenadores sostenidos por columnas toscanas de mármol de Sierra Elvira y empedrados granadinos en el centro



La magnífica cúpula sigue las líneas de la del Escorial. El campanario barroco, S XVIII, es obra de José de Bada (seguidor de Diego de Siloé, que había sido dos siglos antes, el iniciador de la Escuela Granadina de Arquitectura) inspirada en la torre de la catedral.


Cenador del claustro cubierto por bóvedas de Crucería.


La sacristía, la portada del fondo comunicaba con la bella capilla de D. Íñigo López de Fonseca, destruida después de haber sido desposeídos los jesuitas del edificio del colegio.


Bóvedas de la Sacristía, con bellos relieves de la Escuela Granadina de Escayolistas y Yeseros.









Cúpula sobre pechinas del crucero. 




A los pies el coro en alto centrado por un espléndido órgano barroco.


Bóveda que soporta el coro.

Nave central cubierta por bóveda de medio cañón reforzada con arcos fajones o perpiaños. A los lados se sitúan dos bellas tallas de los arcángeles San Miguel y San Rafael, obras de Torcuato Ruiz del Peral, importante tallista de la Escuela Granadina de Escultura.


Retablo de capilla lateral.
En la hornacina central se conserva un Ecce Homo de la Escuela Granadina de Barristas.








Retablos del crucero, obra de Francisco Díaz del Rivero.


Retablo del crucero, frontero al anterior, obra también de Francisco Díaz del Rivero.


Retablo mayor obra de Francisco Díaz del Rivero. Pinturas de Bocanegra.

El mismo retablo con el tabernáculo-expositor iniciando el giro


Continúa el giro.


El pesado elemento de la calle central del primer cuerpo ya ha girado completamente convirtiéndose en un airoso tabernáculo, muy liviano de estructura, que nos muestra en su interior bellas pinturas sobre cobre, que servían de marco a la gran custodia que albergaba, hoy sustituida por esta bellísima imagen de la Inmaculada Concepción


Imagen de la Inmaculada Concepción (sigue las líneas de la creada por Alonso Cano, genio de la Escuela Granadina de Escultura, obra maestra imitada dentro y fuera del Reino de Granada, que después iría evolucionando pero sin perder las líneas generales creadas por Alonso Cano, el Miguel Ángel granadino).


El retablo mayor ya transformado y convertido en un inmenso relicario.


Púlpito barroco


Detalle de bello púlpito, elaborado con los mármoles de la región.


Como dotación del templo, entre otras valiosas obras, podemos encontrar cinco frontales chinescos elaborados por el judío llamado Oliva, muestra de convivencia tras la expulsión.